miércoles, noviembre 29, 2006

IMPORTANCIA DE LA LUZ SOLAR

La luz del mañana

En un concurso internacional que promovía el uso de este material, premiaron a estudiantes argentinos

BILBAO.- La luz solar es, tal vez, uno de los materiales más nobles de la arquitectura, por ser natural, gratis y no contaminante. Sin embargo, en las ciudades vemos que muchas veces se la desprecia con una elección incorrecta de materiales y orientaciones (las torres espejadas en sus cuatro caras), o con la densificación descontrolada de la manzana (que produce grandes conos de sombra). Para discutir esta problemática, Velux, fabricante de ventanas para techos, organizó el concurso internacional para estudiantes Light of tomorrow , y se recibieron 557 proyectos que representan a 225 escuelas de arquitectura en 53 países. Los tres primeros premios fueron para representantes de Dinamarca, España y el Reino Unido, y de las 17 menciones honorables, dos fueron para los estudiantes argentinos Ricardo Antonelli y Carlos Beghetti, de la Universidad de Mendoza, y Carmen Blanc, de la FADU UBA. El jurado, integrado por Kengo Kuma (Kengo Kuma & Associates, de Japón), Róisín Heneghan (Henegan-Peng architects, de Irlanda), Omar Rabie (joven arquitecto que actualmente cursa su posgrado en el Massachusetts Institute of Technology), Douglas Steidl (presidente del American Institute of Architecture), Pedro Olaf Fjeld (presidente de la European Association for Architectural Education) y Massimo Buccili (general manager de Velux Italia), coincidieron que "los proyectos representan la multiplicidad de direcciones y preocupaciones en la arquitectura contemporánea que, más allá de las distintas actitudes, la luz sigue jugando un importante rol inspirador en la espacialidad". Estas diferencias, según Henegan, se observan en que "mientras en los climas fríos el tema fue introducir la luz en los ambientes, en los climas cálidos buscaron generar sombras". Desde el Sur El planteo de Carmen Blanc, un asentamiento humano inspirado en el Panteón de Roma, se basa en una cuadrícula urbana regular, que crece en etapas y se densifica desde el nivel de vereda hacia abajo, con edificios aterrazados en torno de patios orientados en función del sol y el viento, garantizando su distribución equitativa. Carlos Beghetti y Ricardo Antonelli, en cambio, propusieron un módulo que busca estimular las capacidades intelectuales de menores de edad con síndrome de Down, con un coeficiente intelectual entre 35 y 70: "La luz es una herramienta que puede mejorar notablemente la calidad de vida de las personas. Por medio de este sistema intentamos obtener dos tipos de respuesta: directa, utilizando la luz natural estimulamos las ondas beta del cerebro, produciendo una sensación de relajación y felicidad; e indirecta, con juegos didácticos los ayudamos a desenvolver su intelecto. Esto se logra tirando y empujando los vidrios de colores, con diferentes formas y texturas, que regulan el paso de la luz solar. -¿Por qué les interesó hacer el concurso y cuál es su conclusión? Antonelli-Beghetti: -Si bien nos aportó mucho en varios aspectos, coincidimos con muchos de los participantes en que nos motivó el hecho de pensar hacia dónde debe evolucionar la arquitectura y el intercambio cultural. -A partir de ahora, ¿cambia en algo tu forma de proyectar? Blanc: -Puede ser que al proyectar me pregunte primero cuánto aire o cuánta luz se quiere para ese lugar, como si el espacio estuviera hecho por cantidades de aire y luz. Si me imagino una forma de vida en mi proyecto, me imagino que se vive en el nivel cero durante el día, sin la presencia de la construcción, y que más por la tarde se baja a los habitáculos. Y que esos patios que estuvieron bastante irradiados durante el día absorben calor y luego lo emanan manteniendo una temperatura mayor. -¿Hay crisis en la arquitectura? Blanc: -No sé, creo que no se debe generalizar. Lo que sí me parece crítico para la arquitectura es que esté dominada por el negocio inmobiliario. La ceremonia de entrega de premios se realizó en el Museo Guggenheim de Bilbao -fueron invitados los ganadores de los veinte premios y menciones, arquitectos y miembros de la prensa internacional- y los proyectos estuvieron expuestos en el atrio del edificio. ¿Por qué este certamen no fue para arquitectos? Omar Rabie opina: "Los estudiantes nos sorprenden dando más ideas de lo que uno podría imaginar". Por Federico Prack Enviado especial de LA NACION Ventanas en el cielo En simultáneo con el Vélux Award se presentó Atika: una vivienda confortable y energéticamente eficiente Simultáneamente con la ceremonia de entrega de premios del Velux Award 2006, en el puerto de Getxo se presentó el prototipo Atika, un nuevo concepto de vivienda para países mediterráneos, pensado como un organismo autosuficiente al permitir que la luz, el sol y el aire fluyan por su interior, aprovechándolos y controlándolos para crear condiciones de habitabilidad, con bajo consumo de energía en refrigeración, calefacción y ventilación, y reduciendo las emisiones de CO2, de acuerdo con la actual legislación europea y española. Aunque todavía no está disponible en el mercado, este módulo también se pensó como una manera de responder al problema de la densidad urbana, ya que puede ser colocado sobre edificios existentes. La idea conceptual fue del español Roberto Aparicio, ganador del Concurso Velux para Futuros Arquitectos 2005, y el arquitecto Javier Aja Cantalejo, de la empresa española de arquitectura e ingeniería ACXT/IDOM -que colaboró con Frank Gehry en la realización del Museo Guggenheim de Bilbao-, es el responsable del diseño de Velux Atika. Realizada con estructura de acero en la fábrica de Gijón y transportado hasta Bilbao, la casa de 100 m2 (sala de estar, cocina y dormitorio con baño y vestidor) se desarrolla en torno de un patio, con distintas pendientes en la cubierta, donde las ventanas y los colectores solares están situados estratégicamente según el uso y orientación de la habitación. Así, junto con un aislante de 160 mm en las paredes y el techo se garantizan las condiciones climáticas interiores constantes en invierno y verano, asegura Aja Cantalejo. Además, un sistema automático regula el clima interior mediante la apertura y cierre de ventanas y persianas, y activando el sistema de refrigeración o calefacción. 1er. PREMIO La danesa Louise Gronlund (School of Architecture at the Royal Academy of Fine Arts) ganó presentando su tesis final de grado, Museo de Fotografía, cuyos espacios se materializan a partir de la metáfora de una cámara fotográfica: “Diseñar un museo de fotografía es crear las condiciones óptimas para ver las fotografías, pero también hacer que el espectador sepa qué y cómo las está viendo”. 2do. PREMIO El español Gonzalo Pardo Díaz (Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid) generó un espacio de lectura inspirado en la topografía y la situación de luces y sombras que se producen en un un bosque. 3er. PREMIO La griega Anastasia Karandinou (The University of Edinburgh, School of Architecture, UK) generó Light Invisible Bridges, un sistema de puentes que cosen la trama urbana y el río de Shanghai con usos como cines y escuelas, locutorios y un anfiteatro.

Link permanente: http://www.lanacion.com.ar/862985

1 comentario:

Ena dijo...

Excelente, sobre todo porque sirven de agentes motivadores para que otros chicos puedan aportar mucho más...